La abstención trampa de Amaiur

Y si fuese socialista el Presidente que sale elegido con la abstención de Amaiur? Qué estarían diciendo ciertos medios de comunicación? Qué diría Mariano?

Seguramente, por mucho que explicasen los abertzales que se abstienen porque la cosa no va con ellos (ellos han venido a hablar de su libro, digo de su hoja de ruta), por mucho que al nuevo Presidente le repugnase el hecho, ya tendríamos perlas del estilo:

Es una abstención–trampa. Es parte de la negociación que nos ocultan, que incluye la anexión de Navarra. Lo de no darles el Grupo Parlamentario fué una negativa-trampa del PSOE para disimular.

(Jaime Mayor Oreja)

La consumación del matrimonio amaiur-psoe es evidente. Sólo esperamos que Antigüedad no se lleve la cartera de Administraciones Públicas.

(Federico J. Losantos)

Un gobierno con el apoyo de ese grupo no es legítimo. Elecciones anticipadas ya!

(Pedro J. Ramírez o Mariano Rajoy)

Esto prueba que el PSOE es cómplice de los que apoyan al terror. Habría que aplicarle la Ley de Partidos.

(Rosa Díez)

Ahora que lo pienso… ya está tardando, Rosa Díez.

Amayur Oreja

Rajoy tiene tanto miedo a que Rosa Díez le acuse de lo que él mismo acusaba a Zapatero, que inicia la legislatura siguiendo las doctrinas de Mayor Oreja. Este afán para no perder la simpatía de la derecha más centralista va a favorecer, sobre todo, a Amaiur.

Lo del Grupo Parlamentario de Amaiur es como lo de Sortu y el Tribunal Constitucional. Cuanto más tiempo se tarde en devolverle a la izquierda vasca sus derechos constitucionales, más se podrá presentar ésta ante su electorado como víctima de las políticas ejercidas desde Madrid. Esta estragia victimista es tan antigua como el propio nacionalismo vasco, pero ahora hay una novedad: en el camino hacia el fin de la estrategia de lucha armada, Amaiur puede presumir ante sus fieles de ser los únicos que dan pasos hacia la Paz, mientras desde los partidos demócratas (recordemos que PSOE y CiU no apoyaron tampoco la creación del Grupo Parlamentario) se ponen obstáculos a la normalidad política. El problema es que si esta estrategia se lleva al límite, la parte más radical de la izquierda abertzale puede impacientarse. Llevan años diciéndoles que dejando las armas recuperarían sus derechos.

Manel Fontdevila, diario Público

La máquina, por Manel. Diario Público, 17/12/11

Quien si lo ha visto claro es el lehendakari socialista Patxi López, que ha descubierto la oportunidad de dejar de ser el principal obstaculizador de la presencia del mundo de Batasuna en las instituciones. Sabe que mucha gente en su Comunidad piensa que su lehendakaritza se debe más a la Ley de Partidos que a un ejercicio completo de la soberanía popular. Por eso le molesta que el PSOE le siga ahora el juego al PP en el Congreso, a un año del inicio de la campaña electoral de las autonómicas vascas.
Mientras tanto, Mayor Oreja guarda silencio. Si Rajoy sigue por esta senda, con UPyD y Foro marcándole el paso, no necesita abrir la boca. En el peor de los casos, si esa parte de la izquierda abertzale se cabrea y vuelve a las andadas, los intereses del exministro en las empresas de escoltas privadas dejarían de peligrar.

Undargarín, Presidente!

El Duque de Palma va a conseguir, en apenas dos meses, lo que no han conseguido los partidos de izquierda en 32 años.

La Casa Real ha anunciado que hará públicas sus cuentas, que aplicará la transparencia. Algo que otras Casas Reales ya vienen haciendo desde hace tiempo, pero que en el Reino de España parecía ciencia ficción, ya que los grupos políticos que se habían atrevido a plantearlo no tenían fuerza para hacerse valer en el Congreso. Y en menos de tres meses de instrucción del caso de corrupción que afecta al yerno del Rey, ya se ha tomado esta medida.

Si el escándalo es tan grande como parece, esto será sólo el principio. El propio portavoz de la institución, al tiempo que lamentaba el “juicio mediático” contribuía a él diciendo que la actividad del Duque “no parece ejemplar”. Así que preparémonos para una huida hacia adelante de la Corona para paliar el desgaste.

Y si a alguien se lo vamos a tener que agradecer es al propio Undargarín. Yo le aconsejo un “cese temporal de la convivencia” con su familia política y que pruebe a encabezar una candidatura republicana. Tendrá la simpatía de la izquierda anti-monárquica, de la derecha gurtelliana con la que hizo negocios, de los fans de la roja de balonmano, e incluso de los del Barça, donde jugaba. Y para redondear el círculo, puede exibir pedigree de familia del PNV de toda la vida.