5 razones para suscribirse a Público

La empresa que gestiona el diario Público ha presentado concurso de acrededores. Si no ocurre algo, el cabecero desaparecerá. Antes de lamentarnos, intentemos hacer el milagro.

1. ¿No es mejor el Crowdsourcing? Este sistema de cofinanciación que ahora triunfa en la red postula que muchas aportaciones pequeñas son mejor que pocas grandes. La manera más rápida de llevar este espíritu a la práctica en esta situación límite es la suscripción.

2. ¿No es mejor comprarlo cada día? Aunque pueda parecer que lo es, porque pagamos 30 céntimos más por ejemplar, a la editorial le da más dinero la suscripción. Además de asegurar el consumo diario (y poder presentar la cifra a las agencias de publicidad) los ejemplares vendidos en quiosco tienen que amortizar su propio coste más el de los ejemplares que no se venden ese día.

3. ¿No es anacrónico apoyar un diario impreso? Parece que todavía no.  Cuando desde el capital se siguen manteniendo otros cabeceros con iguales o mayores pérdidas será porque (aunque a quienes leemos Público nos parezca raro) hay una parte muy importante de la población que sigue prefiriendo el papel para informarse.

4. ¿Por qué a Público, cuando están cerrando tantos otros? Precisamente por eso. Es verdad que la crisis de la publicidad ha cerrado muchos medios, pero casualmente la mayoría de ellos tenía una línea editorial contraria al partido que ahora gobierna todas las instituciones del estado. En televisión, Cuatro y laSexta han sido absorvidas por Telecinco y Antena3, y en prensa y radio apenas quedan la Ser y El País, cuya matriz, PRISA, está en manos de inversores estadounidenses, con lo que su tradicional inquina con el PP no está asegurada.

5. ¿Por qué pagar por algo que tengo gratis en la red? Para que siga estando en la red y siga siendo gratis. Supone un desembolso aproximado de 1 euro al día.

______________________________________________________________________________

Si te animas, dirígete a: 902012031 suscripciones@publico.es

La abstención trampa de Amaiur

Y si fuese socialista el Presidente que sale elegido con la abstención de Amaiur? Qué estarían diciendo ciertos medios de comunicación? Qué diría Mariano?

Seguramente, por mucho que explicasen los abertzales que se abstienen porque la cosa no va con ellos (ellos han venido a hablar de su libro, digo de su hoja de ruta), por mucho que al nuevo Presidente le repugnase el hecho, ya tendríamos perlas del estilo:

Es una abstención–trampa. Es parte de la negociación que nos ocultan, que incluye la anexión de Navarra. Lo de no darles el Grupo Parlamentario fué una negativa-trampa del PSOE para disimular.

(Jaime Mayor Oreja)

La consumación del matrimonio amaiur-psoe es evidente. Sólo esperamos que Antigüedad no se lleve la cartera de Administraciones Públicas.

(Federico J. Losantos)

Un gobierno con el apoyo de ese grupo no es legítimo. Elecciones anticipadas ya!

(Pedro J. Ramírez o Mariano Rajoy)

Esto prueba que el PSOE es cómplice de los que apoyan al terror. Habría que aplicarle la Ley de Partidos.

(Rosa Díez)

Ahora que lo pienso… ya está tardando, Rosa Díez.

Sutiles formas de empequeñecer a las mujeres

El camino fue largo, pero las mujeres son hoy visibles en los gobiernos de los cinco continentes. Pero conservamos inconscientemente en el lenguaje pequeños restos de machismo que se niegan a aceptarlo.

Voy a citar las tres que más me llaman la atención: el diminutivo, el artículo y la belleza como mérito político.

El diminutivo

Aqui el paradigma es Argentina, el país que una mujer puede dirigir siempre que haya estado casada con un Presidente. Fue el caso de las dos mujeres de Perón (Evita e Isabelita) y ahora de la viuda de Kirchner, Cristina Fernández. Ésta última se ha librado de la diminutivización, y tras la muerte del flaco y su reciente y arrolladora mayoría absoluta se está consiguiendo librar de la sombra de su presencia.

Una derivada de esto es el uso del nombre de pila para ellas y del apellido para ellos. Se me ocurren, además de Cristina, Dilma, Esperanza, Hillary… en cambio en políticos sólo me viene a la cabeza Felipe, la excepción que confirmaría la regla.

El artículo

Está muy extendida la costumbre, tanto en el registro lingüístico común como en el que se escucha en las tertulias de los medios, el uso del artículo “la” antes del apellido. Tiene que ver con el anterior ejemplo: si no le podemos llamar por el nombre, porque suena demasiado familiar, pongámosle un la, cosifiquémosla. La Merkel y Sarkozy, nunca La Merkel y el Sarkozy, la Botella y Gallardón, la Cospedal… se libra Aguirre por la cacofonía quer se produciría con su primera inicial.

La belleza

Así como rara vez se destaca la belleza de un político, en las políticas es siempre un dato a tener en cuenta. Este post me vino a la cabeza tras ver el siguiente twit de un articulista al que sigo y con el que concuerdo en muchas cosas, Fernando Berlín, sobre la conveniencia de que Irene Lozano sustituyese a Rosa Díez como número uno de UPyD porque le parece más guapa.

Twit de Fernando BerlínSé que quien lo escribe es todo lo contrario de un machista, y supongo que por eso me llamó más la atención. Se lo hice ver en otro twit y amablemente me contestó:

@radiocablePero espero que renozoca que, puestos a buscar a alguien que supere en belleza a Rosa Díez, y si irse muy lejos, debería haberse fijado en alguien que lleva veinte años viviendo de su físico, Toni Cantó, independientemente de lo antipático que pueda resultar.

Desgraciadamente esta no era una reflexión aislada. Sólo hay que darse una vuelta por la caverna mediática para comprobar que la valoración estética de las mandatarias está a la orden del día.

____________________________________________________________________________

Actualización: Mientras escribía este post, el citado articulista cayó en la cuenta de la belleza de Cantó.

La Sexta se va

La “fusión” de Antena 3 y laSexta es como la de Telecinco y Cuatro: una absorción en toda regla. Adios a las señas de identidad del canal del logotipo verde. El canal que duró lo que duró Zapatero.

Si bien es verdad que, para ser una tele progre, basaba buena parte de su éxito en las retransmisiones deportivas y las presentadoras atractivas, la realidad es que La Sexta ha sido en muchos aspectos un soplo de aire fresco. Programas como El Intermedio, Salvados o Al Rojo Vivo eran un oasis en una parrilla televisiva cada vez más orientada a la derecha, con la TDT Party tirando del grupo hacia el extremo.

Primero fue Cuatro, que dejó de ser del grupo Prisa para pasar a manos de Berlusconi. Ahora laSexta pasa al grupo Planeta, con lo que cae la única marca televisiva crítica con el partido que gobierna prácticamente todas las instituciones del Estado. Ambos experimentos surgidos al calor del primer gobierno de Zapatero, pero que la crisis económica se ha llevado por delante.

Yo por si acaso me voy subscribiendo a “Público”. Mientras dure…